martes, 11 de noviembre de 2008

Burro con Sueño.

Verga que maldito día, que bueno que ya salí de clase y estoy en la parada esperando que llegue el metrobus, que en más o menos 40 o 50 minutos me dejará frente a mi edificio.

El metrobus se está tardando un poco, pero bueno aquí que algo se tarde más de lo normal es precisamente lo normal, así que tendré que esperar esto un rato. Lo bueno es que no soy el último en la fila, lo cual me hace sentirme bien ya que hay alguien que la está pasando mucho peor que yo a sólo unos metros de donde estoy.

Finalmente, luego de la espera veo el metrobus llegando y apenas oigo el sonido de sus puertas abriéndose reviso mi cartera para buscar el ticket al que le deben quedar como 4 viajes dada la frecuencia con la que uso este medio de transporte. Luego de pasar el ticket por la validadora, me pongo a buscar un puesto más o menos decente al lado de una ventana para poder ir más o menos cómodo con la brisa del viento batiendo mi cabello mientras escucho en mi mp3 a Joe Perry asesinando a su guitarra, mientras que Steve Tyler se desgarra sus cuerdas vocales.

Cuando ya estoy ubicado en mi asiento relajando mi pies y escuchando a Aerosmith, me doy cuenta de que el asiento que está al lado mío está vacío, y en ese momento me doy cuenta de que un moreno flaco se sienta al lado mío. No le paro mucha bola y sigo escuchando a Aerosmith, hasta que en poco tiempo el metrobus se llena y arranca para llevarme a mi destino.

Aerosmith sigue sonando y yo sigo pensando, aunque la verdad es que siento que este autobús va como que muy lento, así que observo y veo que ahora está una maldita cola que me está empezando a molestar un poco, razón por la que comienzo a respirar profundamente para calmarme, ya que no tengo ganas de aparecer mañana en el Últimas Noticias bajo el título "Estudiante mata a 20 por culpa de la cola", así que rápidamente me empiezo a calmar y vuelvo rápidamente a mis pensamientos absurdos.

Mientras pienso en quien será la persona a la que le mentaré la madre por culpa de las colas en Caracas en los próximos 4 años (si será la madre de Aristóbulo o la de Ledezma), notó que el carajo que está al lado mío se está durmiendo y que de paso, piensa que yo soy su almohada para este viaje, lo cual me pone en una situación que no sé definir si entre incómoda, gay o tal vez las dos. Además una pregunta ronda mi cabeza ¿Porque será que en los autobuses siempre me pasan vainas tan raras?

Pienso y resuelvo mover mi hombro hacia arriba ligeramente para que el tipo se despierte y se ponga a dormir a otro lado, lo cual al parecer logro porque el pana se mueve al otro lado. Lo malo es que otra vez se volvió a dormir y sigue creyendo que yo soy una almohada, por lo que vuelvo a mover mi hombro, pero está vez con más fuerza para que entienda que no soy almohada de nadie, logrando que se mueva para el otro lado, pero resulta que el tipo no entendió.

Ok Javier, cálmate acuerdate que no quieres salir en la última página del Últimas Noticias, así que busca otra solución. No se me ocurre otra más que volver a alejarlo con mi hombro, pero nada el cabrón es terco. Siento que en un momento voy a explotar y además me acuerdo que en mi bolso hay un termo al que le queda algo de agua, la suficiente como para despertar a un burro con sueño, pero abandono la idea y prefiero usar una solución más diplomática antes de que esto pase a mayores.

Resuelvo despertar al tipo y le digo:

Yo: Pana, despierta te estas durmiendo al lado mío.

En ese momento el fulano abusador con sus ojos enrojecidos me dice un montón de cuestiones que la verdad no entiendo y que no quiero entender, ya que al final el viaje transcurrió con normalidad, sin que un huevon me quiera usar de almohada contribuyendo a mi paranoia.

Ahora quiero decirles a aquellos que pretendan usarme de almohada solo una cosa, si te duermes al lado mío te voy a golpear ligeramente con mi hombro, si sigues queriendo usarme como almohada te golpeare más fuerte, si lo sigues haciendo te despertaré, si lo vuelves a hacer te echare agua encima y si te molestó no es mi problema que no conozcas las buenas propiedades de las bebidas con cafeína. He dicho.